Escrito por Tendenzias

Cómo cuidar la circulación de tus piernas

Nuestro estilo de vida sedentario nos hace proclives a sufrir habituales problemas de circulación. Las piernas hinchadas, cansadas y pesadas son un síntoma común. Si no dispones de mucho tiempo para ir al gimnasio o hacer ejercicio, que es la principal recomendación para las personas que sufren de la circulación sanguínea, en nuestro blog de Salud te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a activar el riego sanguíneo de tus piernas en cualquier lugar y momento del día.

Piernas cansadas y varices

Las piernas cansadas y las varices son molestias que padecen muchas personas, especialmente mujeres, y se deben al sedentarismo, la ropa ajustada, los tacones altos, la calefacción, una dieta rica en sal y grasas…

Existen medidas fáciles de tomar en el trabajo o en casa que facilitan el retorno de la sangre al corazón y evitan el dolor y la acumulación de líquidos en los tobillos, en especial si se tienen varices. Para empezar, dedica un poco de tiempo a masajear la pantorrilla, desde el tobillo a la rodilla, por la mañana, por la noche o al llegar a casa si has estado mucho tiempo de pie.

El ejercicio punta-tacón es muy beneficioso para todas aquellas personas que tienen que pasar muchas horas de pie, pero sin caminar. Si lo realizas en series de 15 a 20 cada hora, verás como al final de dia tus piernas y tobillos están mucho más descansados y ligeros. Además, puedes aprovechar los ratos de ocio, cuando estás tumbada en la cama o en sofá, para simular un pedaleo con las dos piernas. Esto ejercitará también tu abdomen.

Procura mantener tus piernas en alto cuando estés sentad0. Al mismo tiempo puedes mover los pies (hacia delante y atrás) para poner en marcha la musculatura de las piernas y así masajear las venas y facilitar el retorno venoso. Hazlo 15 o 20 veces cada 45 minutos.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos