Escrito por Tendenzias

¿Cómo tratar la ansiedad de una forma más sana?

Muchísimas personas acuden a consulta con algún cuadro de ansiedad, mostrando síntomas físicos que no tienen un origen en lo orgánico (taquicardias, sudoración, malestar gastrointestinal…) y son los aspectos emocionales los que entonces comienzan a valorarse.

ansiedad

¿Por qué surge la ansiedad?

Si paramos por un instante nuestras rutinas y nos centramos en nosotros mismos, comprobaremos que es muy difícil mantener la mente en blanco sin dejar de pensar en lo que hemos hecho, lo que tendríamos que estar haciendo o lo que tendremos que hacer mañana. No hay descansos y todo es una vorágine de correr, hacerlo todo pronto y ya.

Esto origina mucha tensión, tanto para nosotros mismos como las personas que están a nuestro alrededor. Lo creamos o no, es posible transmitir un estado de nervios a aquellos que se encuentran cerca, lo que provoca una oleada de ansiedad general ¿nunca te has sorprendido a ti mismo caminando más rápido de lo normal sin tener prisa?

Aún así, no podemos generalizar ni quedarnos en la superficie de la ansiedad. Ésta la tenemos que entender como un síntoma que nos indica que hay un conflicto interno, un síntoma que nos muestra que las defensas del paciente ya no resultan válidas y ese conflicto está más visible, más patente, generando sufrimiento.

Tratamiento de la ansiedad

La mejor forma de intervenir en un cuadro de ansiedad es una psicoterapia donde haya un profesional que puede escuchar el discurso del paciente, lo que le ocurre y lo que le ha ocurrido. Qué es lo que le ha llevado hasta ese momento y qué es lo que ha propiciado que las defensas caigan, generando más angustia y ansiedad.

homeopatia

Dependiendo del caso, comprobaremos que puede ser necesaria la visita al psiquiatra para que considere si es necesaria medicación. A veces se recetan ansiolíticos y, en otras ocasiones, son los mismos pacientes los que buscan otras opciones, como es la homeopatía.

A pesar de que en muchas ocasiones se ha puesto en duda el valor de la homeopatía, comparando sus efectos incluso con un placebo, cada vez son más personas las que siguen apostando por este tipo de tratamientos más naturales y que resultan ser eficaces.

Es importante que la toma de homeopatía esté pautada e indicada por un especialista, la automedicación no está recomendada tampoco en este caso a pesar de que no tenga tantos efectos secundarios.

Personalmente, nunca recomendaría el consumo de ningún tipo de medicación destinada a contener la ansiedad como la única respuesta ante un trastorno psicológico, más bien, ha de considerarse este tipo de tratamientos como un apoyo al trabajo psíquico que ha de realizarse durante la psicoterapia. No olvidemos que estamos hablando de problemas emocionales que tienen que poder solventarse; contener y eliminar los síntomas ayuda a que este trabajo se realice pero no es la cura de un cuadro emocional.

Qué más puedes hacer por ti mismo

No hay nada como sentirse bien para poder disfrutar más de la vida, de cada momento, de sentirse pleno. Cuando se sufre de ansiedad también suele estar relacionado con la angustia, con una sensación apremiante de descontrol, de no saber porqué pasan las cosas o porqué no se pueden evitar los síntomas.

Como antes os mostrábamos, la ansiedad puede tratarse de varias maneras y siempre hay complementos que pueden beneficiarte, que pueden ayudar a que te sientas mejor contigo mismo.

Entrenadores Personales

¿Hace cuánto que no te ríes? Si se sufre un cuadro severo de ansiedad es probable que estés angustiado, decaído y apático. Busca esa chispa que todavía hay en ti y sal a reírte, rodéate de buenos amigos o busca un buen monólogo para disipar todos esos sentimientos.

La ansiedad también puede generar mucha tensión y nervios, lo que puede provocar síntomas físicos, como los que hemos mencionado al principio del artículo, que a su vez pueden tener otras secuelas como contracturas musculares producidas por el estrés. El ejercicio (baile, yoga, pilates, boxeo, natación…), cualquiera vale, es una de las mejores herramientas que vas a encontrar para hacerle frente a la ansiedad; un momento en el que te centras únicamente en el presente y que, además, genera endorfinas (también conocidas como las hormonas de la felicidad).

Aprende a respirar y a hacer meditación. Creo que son dos actividades básicas y sensacionales para aprender a manejarte con la ansiedad, a que aprendas a dejarla pasar y no quedarte enganchada en ella. Respirar te permitirá controlar el ritmo de tu corazón y no hiperventilar, hacer meditación te ayudará a dejar la mente en blanco y no dejarte llevar por un ataque de ansiedad o de angustia.