Escrito por Tendenzias

La diabetes

El ritmo de vida actual, propicia una mayor prevalencia de ciertas enfermedades. Una de ellas es la diabetes, cada vez más frecuente debido a algunos hábitos de vida, como el sedentarismo o una dieta con exceso de azúcares refinados. Los malos hábitos pueden ser un desencadenante para que la enfermedad se produzca en personas predispuestas genéticamente a ello. En Salud.com.es, os contamos todo acerca de la diabetes, y algunos consejos para prevenirla.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es un desorden del metabolismo, siendo este el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso.

Durante la digestión, nuestro cuerpo descompone los alimentos para crear glucosa, nuestra mayor fuente de combustible. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina, una hormona segregada por el páncreas, le permite entrar en las células. El páncreas ajusta la producción de insulina de forma acorde al azúcar existente en le sangre: después de comer, aumentaría la producción, para permitir a las células obtener la energía proporcionada por el alimento.

Tipos de diabetes

Hay dos tipos principales de diabetes:

La tipo I, es dependiente de la insulina; a veces se le llama diabetes juvenil, porque normalmente comienza durante la infancia. Como el cuerpo no produce insulina, las personas que padecen esta enfermedad deben inyectársela. Esta variante afecta a menos del 10 por ciento de los enfermos de diabetes. Se transmite de forma hereditaria, y generalmente la enfermedad se salta una generación, y suele pasar de los abuelos a los nietos.

En el tipo II, que surge en adultos, el cuerpo sí produce insulina, pero, o es en cantidad insuficiente o no puede aprovechar la que produce. Normalmente se produce por una degeneración del páncreas y según lo aguda que sea, la enfermedad puede tener una diferente gravedad, siendo en algunos casos necesario inyectar insulina. El tipo II suele afectar principalmente a personas a partir de los cuarenta años de edad, y se transmite de forma genética, más frecuentemente que la diabetes tipo I.

Síntomas de la diabetes

  • El primer síntoma es un nivel elevado de azúcar en la sangre, producido porque no puede absorberse por la carencia de insulina.
  • Micción muy abundante y azúcar en la orina.
  • Cansancio y mucha debilidad.
  • Si no se trata a tiempo, puede producirse una pérdida de consciencia

Prevención y tratamiento de la diabetes

No existe una cura para la diabetes. Por lo tanto, el método de cuidar la salud, para personas afectadas, es controlarla: mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cerca posible de la normalidad. Un buen control puede ayudar enormemente a la prevención de complicaciones de la diabetes relacionadas con el corazón y el sistema circulatorio, los ojos, riñones y nervios. Estas complicaciones, pueden producirse por una mayor densidad de la sangre, debida a un mayor contenido en azúcar y son más frecuentes en pacientes con altibajos de azúcar.

Por eso, la educación del paciente sobre su propia enfermedad sigue siendo la herramienta fundamental para el control de la diabetes. No basta con tomarse unas pastillas, o pincharse insulina por la mañana y olvidarse de la enfermedad el resto del día. Cualquier diferencia en la dieta, el ejercicio, el nivel de estrés, u otros factores puede afectar al nivel de azúcar en la sangre.

Es necesario realizar medidas diarias del azúcar en sangre para comprobar que los niveles se mantienen constantes y dentro de la normalidad, así como acudir periódicamente al médico para prevenir y tratar posibles complicaciones derivadas de la enfermedad.

Cómo actuar ante una hipoglucemia

La ingesta de azúcar en forma de zumos de frutas o caramelos debe ser inmediata. Si no se recuperan los niveles normales a tiempo, puede derivar rápidamente en una pérdida de consciencia, incluso en un coma diabético. En este caso es importante avisar al servicio médico cuanto antes, ya que el coma diabético puede ser mortal.

Los síntomas de la hipoglucemia son: cansancio y debilidad, mareos, sudoración abundante y con olor a acetona y sensación de pérdida de consciencia.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Si quieres saber más sobre esta enfermedad, puedes visualizar el siguiente vídeo:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos