Escrito por Tendenzias

¿Qué es la homeopatía y para qué sirve?

Los tratamientos homeopáticos son una propuesta alternativa a la medicina tradicional que suele estar focalizada a tres objetivos: prevención, alivio o curación.

homeopatia

El uso de la medicina homeopática sigue en auge desde hace años, cada vez son más personas las que buscan otras opciones a la farmacéutica química y optan por tratamientos que sean más naturales y con menos químicos, lo que suele ser menos perjudicial para la salud.

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía surgió en el año 1796 por Samuel Hahneman, quien consideraba que “los síntomas constituyen el medio por el cual la enfermedad nos indica su agente curativo”, es decir, si a una persona se le administraba pequeñas cantidades de sustancias de lo que había provocado sus síntomas, esto podría permitir la cura y reestablecer el equilibrio biológico.

La homeopatía también ha sido descrita como una medicina reactiva, puesto que la ingesta de esas sustancias estimula la capacidad de reacción del individuo frente a la enfermedad que está padeciendo.

Los medicamentos homeopáticos se preparan a través de sustancias que pueden ser de origen vegetal, animal, minerales u orgánicos; éstas se diluyen en líquidos como el agua o el alcohol. Su elaboración es un intrincado proceso de preparación de sustancias y conjunción de las mismas para conseguir un resultado efectivo.

Tal y como al principio del artículo indicábamos, la homeopatía se utiliza para prevenir y tratar diferentes tipos de enfermedades:

  • enfermedades agudas; gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones etc.
  • enfermedades crónicas: alergia, dermatitis, asma, afecciones reumáticas, ansiedad etc.,
  • infecciones de repetición: garganta, oídos, ginecológicas, urinarias….
  • cuidados paliativos: control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las nauseas de la quimioterapia…

Un aspecto interesante y relevante es que este tipo de tratamientos pueden tomarse en cualquier momento de la vida, independientemente de la edad o la situación personal en la que se encuentre; incluso, también hay muchas personas que tratan a sus animales con medicamentos homeopáticos para prevenir, aliviar o curar las diferentes enfermedades por las que pueda pasar.

Esto nos lleva también a concluir que la homeopatía puede utilizarse como un tratamiento exclusivo frente a una enfermedad o puede combinarse con otro tipo de terapias.

Además, una de las características que más suele llamar la atención de este tipo de medicamentos es que, al tener dosis tan pequeñas de las sustancias, se considera que no tienen efectos secundarios o tóxicos, aunque también tenemos que añadir que es fundamental que haya un especialista en homeopatía indicando qué medicamento hay que tomar, cómo llevar a cabo el tratamiento y en qué dosis. La automedicación sigue sin ser la mejor vía, es importante seguir lo pautado.

Homeopatia_gotas

¿Cómo son los medicamentos homeopáticos?

Los medicamentos homeopáticos se pueden presentar en diferentes formatos, dependerá del medicamento en sí y, también, de las necesidades de cada persona.

Los gránulos es una de las presentaciones a las que estamos más acostumbrados en la homeopatía. Pequeños tubos de plástico que son fáciles de llevar y de guardar, que tienen un cabezal en forma de rosca, donde uno puede controlar fácilmente la cantidad de gránulos que salen.

Estas pequeñas esferas están formadas por una mezcla de lactosa y sacarosa junto con la sustancia indicada para cada afección. Cada tubo suele tener un contenido de 4g. y de un mismo medicamento puede haber diferentes cantidades, por ejemplo árnica ch 7, árnica ch 9 o árnica ch 30.

La forma de consumir este formato homeopático es dejando que los gránulos se disuelvan debajo de la lengua, por lo tanto, no es tragarlos en cuanto los metes en la boca ni masticarlos.

Otra forma de presentación son los glóbulos, parecidos a los gránulos pero se presentan en tubos de 1 gramo.

Por último, otro formato muy frecuente son las gotas homeopáticas que, tal y como su nombre indica, tienes que administrar el número de gotas que te hayan indicado sobre otro tipo de sustancia, ya sea líquido o sólido.

Estas tres son las formas más habituales en las que se administra la homeopatía y suele indicarse que se consuma 30 minutos antes o después de las comidas, dependerá de las indicaciones que hayan sido preescritas pero a nivel general es así.

Por otra parte, también encontraréis otro tipo de productos homeopáticos que pueden ayudarte, como son las cremas o pomadas.

homeopatia-boiron

¿Dónde se puede comprar?

La homeopatía la podéis comprar en la gran mayoría de las farmacias, si no está disponible ya en todas. Incluso, también podéis acceder a ella a través de farmacias online si es que tenéis alguna dificultad para encontrar el tipo de producto que necesitáis.

Como antes os hemos indicado, es muy recomendable que consultéis con un especialista en homeopatía antes de tomar cualquier cosa y que sigáis las indicaciones pautadas.